Amigos de sidi ifni

Amigos de sidi ifni del momento

provincia de sidi ifni

La etnia Ait Baamran ha habitado durante mucho tiempo la pequeña ciudad y la región circundante. Se dedicaban a la ganadería y comerciaban con los europeos y el norte de Marruecos, siendo intermediarios en el comercio transahariano[1].
Hasta 1952, la región de Ifni tenía el estatus de protectorado. En ese año, la región pasó a formar parte del África Occidental Española, una entidad que combinaba las colonias del Sáhara Español y del Cabo Juby, con su capital situada en Villa Bens -ahora llamada Tarfaya y actualmente en Marruecos-.
Cuando Marruecos obtuvo su independencia de Francia, y luego de España, en 1956, reclamó el territorio en varias ocasiones. La primera fue en agosto de 1957, al afirmar que el tratado franco-español de 1912 había sido derogado. A finales de 1957 se produjeron graves incidentes en la frontera, dando comienzo a la Guerra de Ifni, donde las guarniciones de Ifni fueron atacadas por tropas irregulares dirigidas por nacionalistas marroquíes del partido Istiqlal, apoyados tácitamente por el rey. Se autodenominaron Ejército de Liberación de Marruecos.
El ejército español se retiró de la mayor parte del territorio con el fin de establecer una línea defensiva limitada a Sidi Ifni y sus alrededores, mientras que el Ejército de Liberación Marroquí tomó el control del territorio abandonado. La guerra nunca fue declarada formalmente ni finalizada, pero el 1 de abril de 1958, España y Marruecos firmaron los Acuerdos de Angra de Cintra, por los que el Cabo Juby fue cedido a Marruecos en junio de 1958. Los territorios perdidos de la región de Ifni nunca fueron recuperados por España, sino que se integraron en Marruecos. Una vez establecida la línea defensiva de Sidi Ifni, la ciudad permaneció bajo dominio español como provincia de España, comparable a las ciudades enclave españolas, Ceuta y Melilla, en la costa norte de Marruecos.

tetuán 1937

Mohamed viaja a primera hora de la mañana con otros migrantes en la parte trasera de un monovolumen para alejarse del puerto de la ciudad costera de Sidi Ifni después de que su intento de subir a un barco con destino a Europa fracasara por la noche.
Mohamed, de 24 años, en la habitación de un refugio donde se aloja mientras solicita asilo. Más tarde tuvo que abandonar el lugar después de que se le denegara su solicitud de asilo, tras lo cual viajó a la Europa continental.
Mohamed viaja a primera hora de la mañana con otros migrantes en la parte trasera de un monovolumen lejos del puerto de la ciudad costera de Sidi Ifni, después de que su intento de subir a un barco con destino a Europa fracasara por la noche.
Mohamed, de 24 años, en la habitación de un refugio donde se aloja mientras solicita asilo. Más tarde tuvo que abandonar el lugar después de que se le denegara su solicitud de asilo, tras lo cual viajó a la Europa continental.

franco en marruecos

Hoy me voy. Dejo la Biblioteca, mi casa, mis amigos, la ciudad donde vivo. No sé a dónde voy. Lo más extraño de todo es que dejo la Biblioteca para encontrar un libro. Lo único que tengo para guiarme es el cuaderno del último bibliotecario. Apenas puedo preguntarle, porque se ha ido, y su desaparición es precisamente lo que me impulsa a descubrir lo que encontró, si es que hay algo que descubrir.
Como se ha señalado aquí anteriormente, Slipped Disc de Norman Lebrecht recibe el apoyo inequívoco de la industria de la música clásica en forma de publicidad, noticias y entrevistas exclusivas, colaboraciones publicitarias y entradas para conciertos y CDs de cortesía. Ayer Norman publicó un artículo titulado “Orquesta estadounidense: Se busca director de orquesta. No es necesario que los blancos se presenten”, que procedía del National Review.    Esta publicación conservadora tiene cierta notoriedad, entre otras cosas por ser uno de los pocos medios de comunicación que publica material escrito por la publicista de Jeffrey Epstein, Christina Galbraith . The National Review también publica colaboraciones de Dinesh D’Souza, que ha tuiteado “Así que Rosa Parks no se sentó en la parte de atrás del autobús, eso es todo lo que hizo, así que ¿cuál es el problema?”, y este año publicó un artículo titulado ‘The Editors’ en el que proponía que la Ley de Igualdad “representa un intento cínico de utilizar la Ley de Derechos Civiles como caballo de Troya para la radio”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad