Amigos para que maldita sea

Cotd – tú y tus supuestos amigos

En The Lost and Damned, el primer pack de DLC para Grand Theft Auto IV, Johnny Klebitz tiene tres amigos, Jim Fitzgerald, Clay Simons y Terry Thorpe. A diferencia de las amistades en GTA IV, el jugador tiene todas sus habilidades especiales desde el principio del juego. Si el jugador llama a cualquiera de ellos, los tres acudirán.
También hay otra actividad llamada Hang Out que consiste en que el jugador llama a un amigo que irá solo a la casa club de The Lost MC. Allí Johnny y el amigo pueden realizar tres actividades: Lucha de Brazos, Hi-Lo y Pool. Cuando el jugador ya no quiere pasar el rato, debe salir de la casa club y caminar una corta distancia.

[belly & friends] damned || fallen angel

Hola… En primer lugar: ¡gran juego! ¡Siempre quise tener este tipo de escaramuzas en el pc! Me lo estoy pasando en grande con mi amigo jugando: Una de las partes más emocionantes del juego será – y estoy seguro de que muchos jugadores estarán de acuerdo aquí – la progresión. Pero la mayoría de las veces que juego a juegos de ordenador en multijugador lo hago con o contra mis amigos, porque no me gusta mucho luchar contra tipos aleatorios que me destrozan.Pero creo que no podrás progresar/mejorar tu banda de guerra mediante partidas amistosas, porque algunos tipos se aprovecharían de este sistema (“¡Eh! ¡Seremos unos idiotas y subiremos de nivel nuestras bandas de guerra en partidas amistosas!”). Pero para mí es realmente importante que puedas mejorar desafiando a tus amigos. Entonces, ¿qué hay de poder crear “bandas de guerra amistosas / privadas” y “bandas de guerra públicas”? La primera sólo se puede usar en batallas amistosas, no en partidas públicas clasificadas. De esta forma se podrían hacer “torneos” privados, eventos o batallas con recompensas, sin molestar a los progamadores de ahí fuera… no debería ser tan difícil de implementar, ¿verdad?

[belly & friends] damned || der einsame kämpfer

The Beautiful and Damned, publicada por primera vez por Scribner’s en 1922, es la segunda novela de F. Scott Fitzgerald. Explora y retrata la sociedad de los cafés neoyorquinos y la élite oriental estadounidense durante la Edad del Jazz, antes y después de la Gran Guerra, a principios de los años 20.[1][2] Como en sus otras novelas, los personajes de Fitzgerald en esta novela son complejos, materialistas y experimentan importantes alteraciones respecto al clasismo, el matrimonio y la intimidad. En general, se considera que la obra está basada en la relación y el matrimonio de Fitzgerald con su esposa Zelda Fitzgerald[1].
The Beautiful and Damned narra la historia de Anthony Patch en el Nueva York de la década de 1910, un hombre de la alta sociedad y presunto heredero de la fortuna de un magnate; su complicado matrimonio con Gloria Gilbert; la problemática experiencia de la pareja con la riqueza y el estatus; su breve servicio en el ejército durante la Primera Guerra Mundial; y el viaje de Anthony y Gloria a través del alcoholismo y las fiestas[1][3] La historia de Gloria y Anthony trata de las dificultades de una relación, especialmente cuando cada uno se enfrenta a las actitudes egoístas del otro. Una vez que el enamoramiento de la pareja se desvanece, comienzan a ver sus diferencias que hacen más daño que bien, además de dejar al otro con algunas esperanzas insatisfechas.

Dos mejores amigos juegan: shadows of the damned (tráiler)

Últimamente ha habido momentos de tensión. Unos padres vieron a unos africanos haciendo fotos a unos niños que jugaban en el parque. Se llamó a la policía, pero no se informó de nada fuera de lo normal. Posiblemente algunas personas se vuelvan paranoicas. Sin embargo, ha habido otras quejas. En otra ocasión unos chicos africanos irritaron a los padres, paseándose por la escuela en busca de una conexión Wi-Fi gratuita.
Durante la noche de la reunión, el profesor nos advirtió que podríamos recibir algunas preguntas incómodas de los alumnos. También nos pidió que estuviéramos atentos a lo que decíamos, ya que los alumnos lo contarían todo a sus padres después.
El ambiente se asemeja a caminar sobre el filo de la navaja o a una votación crucial del gobierno que determinaría el futuro de la nación. Todo el mundo parecía estar nervioso y esperando que pasara algo. Sin embargo, no iba a pasar nada y enseguida me di cuenta de por qué.
Nos sentamos con el maliense y algunos otros en la sala de conferencias. Poco a poco van llegando los alumnos. Ninguno se sienta a un lado y desde el primer momento los alumnos y los solicitantes de asilo se mezclan. La sala bulle de charlas y risas mientras los alumnos y el solicitante de asilo se integran con facilidad. También observo que los malienses empiezan a llevarse bien con los alumnos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad