Numeros amigos ejemplos

La charla ted del número de dunbar

Resulta que no es sólo una excusa. Existen límites bien definidos para el número de amigos y conocidos que una persona media puede conservar. Pero la cuestión de si esos límites son los mismos en el mundo digital actual -en el que es habitual tener perfiles en las redes sociales, o foros online, con miles de seguidores- es más complicada.
Según el antropólogo británico Robin Dunbar, el “número mágico” es 150. Dunbar se convenció de que había una relación entre el tamaño del cerebro y el del grupo gracias a sus estudios sobre primates no humanos. Esta relación se trazó utilizando la neuroimagen y la observación del tiempo dedicado al acicalamiento, un importante comportamiento social de los primates. Dunbar llegó a la conclusión de que el tamaño, en relación con el cuerpo, del neocórtex -la parte del cerebro asociada a la cognición y el lenguaje- está relacionado con el tamaño de un grupo social cohesionado. Esta relación limita la complejidad que puede soportar un sistema social.También te puede interesar:- Los números que pueden llevar al desastre – ¿Las redes sociales son malas para ti? – La “regla del 3,5%”: Cómo una pequeña minoría puede cambiar el mundo

Comentarios

Un nuevo estudio ha puesto en duda el famoso número de Dunbar. Llamado así por el profesor de Oxford Robin Dunbar, el número de Dunbar es 150, y equivale al número máximo de relaciones significativas que se pueden tener en la vida.
En un estudio realizado en 1993, Robin Dunbar, un antropólogo británico, teorizó que una persona sólo podía tener un máximo de 150 relaciones significativas en su vida. Esta cifra se conoce como el número de Dunbar.
El artículo original se basaba en un estudio realizado en monos y simios. Se observó el tamaño de su neocórtex, la parte del cerebro encargada de los pensamientos conscientes. Luego se correlacionó este tamaño con el de aquellos entre los que vivían.
“Podemos aprender miles de dígitos de pi, y si nos relacionamos con mucha gente, entonces seremos mejores teniendo relaciones con mucha gente”, dijo Johan Lind, autor del estudio publicado la semana pasada.
Comentó además el defectuoso análisis estadístico realizado por los investigadores de la Universidad de Estocolmo y que le asombraba lo mal entendidas que estaban las relaciones humanas en su estudio.

Número de amigos

La paradoja de la amistad es el fenómeno observado por primera vez por el sociólogo Scott L. Feld en 1991, según el cual la mayoría de las personas tienen menos amigos que los que tienen sus amigos, por término medio[1]. O, dicho de otro modo, es menos probable que uno sea amigo de alguien que tiene muy pocos amigos. En contradicción con esto, la mayoría de la gente cree que tiene más amigos que sus amigos[2][3][4][5].
La misma observación puede aplicarse de forma más general a las redes sociales definidas por otras relaciones distintas de la amistad: por ejemplo, la mayoría de las personas que tienen pareja sexual han tenido (por término medio) un mayor número de parejas sexuales que ellas[6][7].
A pesar de su carácter aparentemente paradójico, el fenómeno es real y puede explicarse como consecuencia de las propiedades matemáticas generales de las redes sociales. Las matemáticas que lo sustentan están directamente relacionadas con la desigualdad de la media aritmética-geométrica y la desigualdad de Cauchy-Schwarz[9].

Resumen de los límites de la amistad

Un nuevo estudio ha puesto en duda el famoso número de Dunbar. Llamado así por el profesor de Oxford Robin Dunbar, el número de Dunbar es 150, y equivale al número máximo de relaciones significativas que se pueden tener en la vida.
En un estudio realizado en 1993, Robin Dunbar, un antropólogo británico, teorizó que una persona sólo podía tener un máximo de 150 relaciones significativas en su vida. Esta cifra se conoce como el número de Dunbar.
El artículo original se basaba en un estudio realizado en monos y simios. Se observó el tamaño de su neocórtex, la parte del cerebro encargada de los pensamientos conscientes. Luego se correlacionó este tamaño con el de aquellos entre los que vivían.
“Podemos aprender miles de dígitos de pi, y si nos relacionamos con mucha gente, entonces seremos mejores teniendo relaciones con mucha gente”, dijo Johan Lind, autor del estudio publicado la semana pasada.
Comentó además el defectuoso análisis estadístico realizado por los investigadores de la Universidad de Estocolmo y que le asombraba lo mal entendidas que estaban las relaciones humanas en su estudio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad